Mamma Naturaleza. Mamma Libre.

 

“Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida…para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido”.

Henry David Thoreau

Ya lo decía el padre de la Desobediencia Civil, camina, sal a los bosques, respira aire, fuego, agua y tierra porque los llevas a todos en la piel.

Dicen que los corazones que se alejan de la Naturaleza se hacen pequeños, a cada km de distancia pierden la fuerza de su rojo ardiente, laten por inercia y olvidan quiénes son.

Las ciudades se hacen grandes, la Naturaleza se pierde y el corazón se hace tan pequeño que nos cabe en la pupila del ojo izquierdo. Es en la Naturaleza donde conectamos con cada célula del cuerpo, respiramos hacia adentro y hacia fuera un aire lleno de oxígeno, ese que parece no existir en nuestros pequeñas habitaciones con grandes ventanas.

Oberva la Naturaleza, en silencio, ella te dará las respuestas. Todo cambia, nada permanece.En la profundidad del bosque, junto al lago. Siente las caricias del sol, del aire de sal y azúcar.

nature2

¿Verdad?

¿Libertad?

Podemos agarrarlas con las manos, cerrar el puño con fuerza y ver cómo se nos ecapan.

Intenta agarrar la verdad y te dará un tortazo en toda la cara. Muévete, sal, pregunta, duda de todas las respuestas y quizás, solo quizás puede que algún día sientas esa verdad, porque la verdad se siente, no tiene palabras ni agua ni tierra.

La Naturaleza no pregunta, solo es. Un presente que no se acaba y así permance verde al sol, azul al aire.

Sal a las montañas, recorre el sendero hasta el final de un gran lago, abraza a los cinco gatos que te encontrarás en la playa y da de comer al lobo que se esconde en la cabaña del bosque.

Sal a las montañas y recuerda entonces porque sigues en la ciudad lejos del agua y del fuego. Recuerda entonces, porque tu corazón se hace tan pequeño que puedes meterlo en una cajita de cerillas.

Cerillas del fuego que no sientes, del aire que no respiras.

Quizás entonces, cuando te sientas uno con ella, quieras cuidarla, como ella te cuida sin que se lo pidas.

Sal a la Naturaleza y respira.

Solo respira de fuego, aire,agua y tierra.

horses

 

“El propósito de una vida es hacer que el ritmo de tu corazón sea el mismo que el ritmo del universo, el coincidir tu naturaleza con la Naturaleza”

Joseph Campbell

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s